sábado, 21 de enero de 2017

CARTA DE DESPEDIDA DE UN GUERRILLERO A SU HIJA PEQUEÑA

Comparto, porque me parece muy digna y emotiva, la carta del guerrillero del DHKP-C, Huseyin Gulmez, que escribió a su hija pequeña antes de partir con la guerrilla a las montañas. Hace pocas semanas, un bombardeo del ejército turco, asesinó al guerrillero y a 9 más.



Hola mi hija,

Te escribo desde las montañas que se rebelaron contra la injusticia y la tiranía. Eres pequeña, tal vez no sepas lo que significa papá. No tienes edad suficiente para leer y entender lo que estoy escribiendo. Lo entenderás cuando crezcas. Por supuesto, al principio me culparás, te enfadarás. "¿Por qué mi padre no está a mi lado?", Preguntarás. La pregunta "¿Por qué está en las montañas, no me ama?" Vendrá a tu mente y ahondará en tu cabeza. Tal vez te enfadarás y dirás: "No amo a mi padre". Has de saber esto mi niña: estoy aquí porque te amo. Estoy librando la guerra. ¿Qué hace un padre que ama a su hija? ¿Qué hace alguien que ama a su patria, ¿qué deben hacer? ¿Puede protegerlas mirando hacia otro lado? ¿Podría esto ser llamado amor?

Ciertamente, no puede ser amor. Los que aman a sus hijas también aman a su patria. Si uno no ama a su patria, no ama a su hija. Mientras nuestra patria está bajo ocupación encubierta, si nuestros jóvenes y niños están atrapados en las drogas, la ludopatía y la prostitución, si uno olvida su cultura y su vida, y llama amor a la decadencia, entonces la palabra "amor" está muy vacía. Nuestro amor es el más hermoso. Incluso si es distante, incluso si es imposible, a sabiendas de que vamos a morir por lo que amamos.

Si estuviera a tu lado, tal vez no podría protegerte. La llamada protección no es para proteger de algunas personas, no puedo protegerte del sistema decadente del Estado. Millones de niños como tú están sin protección, se ven afectados por las políticas estatales de decadencia y agonizan enganchados a las drogas, la ludopatía y la prostitución. Nuestros hijos e hijas que cuidamos y protegemos como nuestros ojos, están siendo atascados en drogas, prostitución y suicidio. Se están convirtiendo en personas deprimidas, están perdiendo sus valores. Se están olvidando de sus costumbres y hábitos. Están olvidando su cultura y su lengua. Están desempeñando el papel del individuo egocéntrico y egoísta que el capitalismo quiere. ¿Qué dice el capitalismo? "No confíes ni en tu papá", ¿es así?

No, ciertamente no lo es. Papá es como un árbol frutal. Incluso si la fruta ha desaparecido, puedes estar en su sombra. Una persona degenerada por el capitalismo no tiene respeto por sus mayores ni tiene amor por sus pequeños. Atacando y degenerando directamente nuestra cultura atacan nuestra cultura, lenguaje, educación, nuestra historia. Quieren que lo olvidemos todo. Están tratando de imponer su propia cultura decadente. Aprendimos a no inclinar nuestras cabezas de Shah Huseyin, Bedrettin, Pir Sultan. Aprendimos de Dadaloğlu, Köroğlu y Hekimoğlu a vengarnos, de Mahir aprendimos a no rendirnos, de Dursun Karatas a romper el aislamiento.

Esta es nuestra historia de épocas que son demasiado para encajar en los libros. Ha habido un Yazid en cada siglo, pero también un Hussain que se levantó contra el Yazid. Ha habido DHKC. El capitalismo es el Yazid de hoy. Hay fascismo en nuestro país. Al atacar los valores del pueblo, el fascismo los hace individualistas. De esta manera inculca la cultura de la decadencia. ¿Qué vamos a hacer al respecto? Vamos a luchar en el lado del DHKC. Fortaleceremos la lucha. Vamos a estrechar el campo del capitalismo. Tomaremos a nuestros hijos y los sacaremos de la cultura de la decadencia.
Daremos nuestra cultura, la cultura de Anatolia. No digas: "Mi hijo está en la ciudad, ¿cómo pelearé en las montañas?". ¿De verdad crees que podremos saber lo que nuestros hijos hacen en la ciudad? El problema no está en nuestros niños, está en el sistema y hemos de pelear contra este. ¿No se echa de menos a los hijos? Sí, echo de menos a mi hija en las montañas. Estoy extrañándola como echo de menos el Socialismo durante años. La existencia de mi hija me da fuerza en la guerrilla. Ella es mi razón para pelear. Mi chica es mi fe y mi audacia.

Si la gente no tiene el deseo de luchar, significa que no tienen razones también. Tengo mis razones. Nuestra legitimidad histórica, el amor por nuestro pueblo y la patria, nuestra devoción al partido y mi niña más dulce del mundo. Estas causas pueden crecer en número. Porque tenemos muchas razones para pelear. Quiero que mi hija se aferre a su historia, cultura, idioma, costumbres y práctica cuando crezca. No tengo ninguna duda de que será así. Si sucede que caigo en esta guerra, quiero que mi hija tome la bandera roja del lugar donde caí y la coloque en el palacio de nuestro enemigo. No quitamos a nuestros hijos de los revolucionarios, porque los revolucionarios son los hijos del pueblo. Ellos son el futuro de este país.

Nuestros hijos no deben morir por las drogas, ni de cáncer, ni ser los perros de Yazid. Que sean revolucionarios, que sean la esperanza de este país y del mundo. Nuestros hijos son hijos de la esperanza. Merecen el futuro más hermoso, la boca llena de sonrisas, las fiestas más bonitas. Lucharemos y ganaremos esas cosas bonitas. Lucho en las montañas con la guerrilla del DHKC con esta creencia. Siento orgullo y honor por eso. Debido a la línea inflexible de mi partido siento que le debo una deuda a este respecto. Estoy agradecido por su marcha hacia la revolución con pasos firmes sin llegar a un acuerdo con el enemigo en la historia.

¡VIVA NUESTRO LÍDER DURSUN KARATAŞ!

¡VIVA EL FRENTE REVOLUCIONARIO DE LIBERACIÓN DEL PUEBLO!


martes, 17 de enero de 2017

GAMONAL, UN EJEMPLO PARA SIEMPRE.

Hace 3 años que el barrio de Gamonal, en Burgos, dio una lección de cómo conquistar pequeñas victorias antes de la revolución que lo cambie todo. Se oponían a la construcción de un bulevar en el barrio, una obra millonaria que sólo favorecía a los especuladores y no a las numerosas necesidades que tenían. Tras numerosas protestas pacíficas, a las que el ayuntamiento no hizo caso, no quedó otra que intentarlo a las malas, que es el único lenguaje que entienden los capitalistas. Se atacaron las obras, hubo enfrentamientos con la policía, barricadas, se rompieron cristales de bancos, siguieron las manifestaciones con cortes de tráfico, etc. Las detenciones y el acoso de un ejército de antidisturbios no frenaron a los luchadores y luchadoras que demostraron que con insistencia, unión y fuerza, las conquistas son posibles. Tras varios días de disturbios, el ayuntamiento se vio obligado a ceder y paró definitivamente las obras. En pocos días de enfrentamientos se consiguió más que en meses de protestas pacíficas. Eso no quita que fueran necesarias, sobre todo para demostrar que así no cedían, para difundir y para organizar.

Como siempre, la izquierda domesticada de IU, condenó los ataques a sucursales bancarias, a las obras y la autodefensa frente a la violencia policial. Hicieron el ridículo una vez más, porque sin estos enfrentamientos, el alcalde no hubiera cedido para poner fin a unas protestas que se le iban de las manos. Esas son las protestas que temen, las que no pueden controlar, las que no siguen las indicaciones de la policía como si de un rebaño se tratara y los sicarios del capital fueran los pastores. Con la pata izquierda del régimen no se puede ir a ningún lado, más que a perpetuar la legalidad asfixiante. Si los manifestantes de Gamonal hubieran hecho caso a IU, les hubieran impuesto el bulevar, porque quedó demostrado que sólo con protestas tranquilas no iban a ceder. Fomentando el legalismo y el derrotismo, el concejal de IU en el ayuntamiento de Burgos declaraba: "“Ya no podíamos hacer más. Nuestro objetivo era concienciar a los ciudadanos, y ya lo habíamos logrado. No conseguimos nada por las vías institucionales y no podemos apoyar a grupos violentos". Es importante recordar estos ejemplos para que no puedan frenar más luchas serias llevándolas por los cauces domesticados que no conquistan más que miseria, explotación, paro, etc. 

Como en toda lucha seria, se cumple aquello de que “quien algo quiere, algo le cuesta”. Se logró paralizar las obras y costó detenidos y algunos heridos. No hay soluciones fáciles ni cómodas como prometen los cretinos de Podemos, la lucha cuesta represión. Si ante los primeros detenidos el resto de manifestantes se hubieran ido a casa, no estaríamos hablando de una victoria. Pero dieron una lección de constancia, luchando con aún más ganas frente a la represión, porque cuando se utilizan unos métodos de lucha adecuados también se cumple el “quien la sigue, la consigue”. Es otra de las cosas que los líderes de la izquierda domesticada no quieren: arriesgarse el pellejo. Están muy cómodos en sus poltronas cobrando abultados sueldos del Estado a cambio de decirles a sus bases que sigan tranquilitas en el rebaño haciendo caso a los pastores policías. Lo más triste es que la mayoría de sus bases, a diferencia de ellos, no viven en la comodidad sino todo lo contrario.

También toda lucha seria despierta la solidaridad y fueron especialmente emotivas las manifestaciones que hubo por todo el Estado, también con disturbios, en apoyo al barrio. La represión que sufrieron es efímera, pero la victoria y la lección de Gamonal son para siempre. Hay incontables ejemplos más, pero cada vez que nos digan que saltarnos la legalidad no sirve y que “hay que ser buenos chicos” (para el Estado, claro) les recordaremos que como en Gamonal, la desobediencia civil en todas sus formas, es imprescindible y da sus frutos. Que no podemos descartar ningún método de lucha, pues todos son legítimos y necesarios. En Gamonal vencieron, y aunque no siempre se vence, hay una cosa clara: plantando cara como lo hicieron tenían la posibilidad de vencer, yendo por las buenas no les hacían caso y por lo tanto, no había posibilidad alguna.

El día que haya un Gamonal o más en cada ciudad, con la misma o más intensidad, empezarán a temblar y se verán obligados a ceder derechos y libertades. Por el momento, nos siguen saqueando con suma facilidad derechos y libertades que había constado mucha sangre conquistar, demostrándose una vez más que por las buenas no podemos frenarlos. Por eso, hoy que los vendehumo alejan la lucha de las calles o la domestican hasta el ridículo, es tan importante recordar la lección que nos dejó, para siempre, Gamonal.




viernes, 30 de diciembre de 2016

PODEMOS Y LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA

Ahora mismo el mayor problema al que se enfrenta el Estado español es la independencia de Catalunya. Ojalá fueran importantes luchas obreras y la combatividad inundando las calles de todo el Estado, pero no es así por el momento. Por eso apoyar la independencia es agudizar la crisis del régimen, cosa que beneficia al movimiento revolucionario de todo el Estado. Hay que estar muy ciego para no ver que debilitar al Estado español sólo puede adelantar su derrumbe, que no organizaremos una revolución de la noche a la mañana. Pues la miopía política del españolismo rancio de algunos “comunistas” sigue fortaleciendo al Estado opresor, oponiéndose a la independencia de Catalunya como si viviéramos en un Estado socialista que respetara los derechos nacionales, en el que entonces, no tendría sentido la separación. Pero ya no sólo se oponen a la independencia, sino que ni siquiera defienden el referéndum que nos niega el Estado al pueblo catalán. Este referéndum es evidente que no puede ser pactado, como sí lo sería en un Estado socialista. Por lo tanto, no queda otra que saltarse la legalidad y poner las urnas. Eso ya es un acto más revolucionario que lo que han hecho jamás estos “comunistas”, por eso la Audiencia Nazi-onal cita a independentistas y no a ellos.

La represión al independentismo evidencia que el Estado español teme la independencia, no podía ser de otra forma por el motor económico que representa Catalunya y por el orgullo facha que, como le dijo Franco al rey antes de morir: “Lo que más me preocupa es la unidad de España”. La independencia de Catalunya no sólo les supondría un duro golpe económico, también un fuerte revés moral a la apariencia de Estado indestructible que pretenden vender. Un Estado que no rompió con el fascismo no va a ceder por las buenas ningún derecho democrático y duele recordar lo obvio a estas alturas. Lo lógico ante una situación así es llamar a la desobediencia y al enfrentamiento con el Estado enemigo de la democracia. Pero no, desde los “comunistas” españolistas a Podemos, se deslegitima la desobediencia. El apego a la legalidad fascista que tiene la izquierda domesticada vuelve a sostener al régimen en un momento histórico. Lo que está haciendo Podemos en Catalunya para evitar el desafío a la legalidad, es para encerrarlos por colaborar con el fascismo. Mienten descaradamente e insultan a la inteligencia cuando aseguran estar por el derecho a decidir. Si sólo lo quieren de forma pactada y esto es imposible con este Estado, entonces no lo defienden. Con sus planteamientos, los negros seguirían bebiendo en fuentes diferentes a los blancos en Estados Unidos, porque jamás se habrían saltado la legalidad. No querer la independencia es legítimo, aunque no nos beneficie. Lo que no es legítimo es evitar que se declare si la mayoría la queremos o decir que no se puede hacer el referéndum si el Estado lo impide. Eso, lo disfracen como lo disfracen, es no respetar el derecho a la autodeterminación que tanto defendemos los comunistas.


Una vez más, como cuando acabó con los escraches y otras luchas en las calles, Podemos demuestra que sirve para fortalecer al régimen. Para algo les han dado tanta cancha en numerosos medios, para que entre otras cosas, intenten evitar a toda costa el grave problema que le ocasionaría al Estado una declaración de independencia. Son el enemigo disfrazado, por eso son más dañinos que el PP que niega el derecho a la autodeterminación sin decorarlo. Estos miserables pretenden que no nos saltemos la legalidad y encima lo hacen en nombre del cambio. Por eso es un error la tibieza de la mayoría de independentistas ante quienes más daño están haciendo alejando de la independencia a quienes dudan. Hay que denunciarlos como lo que son: un sostén del régimen ante la crisis cada vez más profunda que tiene. Quienes agudizan esta crisis pueden ser aliados en momentos determinados, pero quienes se oponen a agudizarla sólo lo fortalecen y no merecen más que el absoluto desprecio si lo hacen de forma consciente como las Colau de turno, los Rabell o los Coscubiela, que viniendo de CCOO y UGT estos dos últimos, tienen mucha experiencia fortaleciendo al régimen.

Es intolerable que digan que un referéndum ganado con el 51% no sería un resultado suficiente. Resulta que la mayoría independentista debe plegarse a la minoría y no a la inversa, es increíble la cara que tienen y cómo se llenan la boca de democracia sin respetar la voluntad del pueblo catalán, cosa que los convierte en enemigos del pueblo. Ya viene siendo hora de que algunos lo tengan claro, otra cosa es que haya que convencer a sus votantes, pero sus líderes ya han demostrado que están con el régimen y no con la mayoría del pueblo catalán.


miércoles, 21 de diciembre de 2016

ALGO SOBRE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Hay muchas personas equivocadas que creen que si uno no habla de lucha armada, tiene libertad de expresión. En todo caso, ¿por qué no deberíamos tenerla si hablamos de lucha armada? ¿Acaso los capitalistas renuncian a la vía armada para imponer injusticias? ¿Acaso no asesinan a diario de múltiples formas, a cada cual más violenta? ¿Acaso ellos no defienden por radios, periódicos y televisiones el uso de la fuerza para reprimirnos? Es peligroso legitimar su discurso de que no debemos hablar de violencia revolucionaria, porque es negarse a uno mismo el derecho a defenderse. Pero como decía, no sólo impiden que hablemos de devolver sus golpes, tampoco tenemos libertad de expresión para explicar lo que sucede, para narrar hechos objetivos sobradamente probados. Es importante remarcar eso para que no se vean espejismos de libertad realmente inexistentes.

No somos pocos los que hemos sido condenados a prisión o que aún tenemos causas pendientes en la Audiencia Nazi-onal por las que nos piden largas condenas, por decir que hay presos políticos en este Estado, por denunciar las torturas y asesinatos de los cuerpos represivos o por señalar el saqueo y la mafia de la monarquía impuesta. Nada de esto habla de pegar tiros, sin embargo son delitos graves, como si no hubiera quedado probado que la policía ha asesinado o cuando hasta desde la UE, que no es ningún ejemplo de garantías democráticas, han llamado la atención al Estado español por las numerosas torturas. En este Estado, y hay que decirlo claro, es delito contar la verdad. Literalmente, a los hechos me remito.

Hay quienes creen que mi primera condena a 2 años de prisión en la AN, fue sobre todo por apoyar la lucha armada revolucionaria en mis letras. Pero no, en el juicio quedó demostrado que la canción que más les había jodido fue la de “Libertad camarada Arenas”, en la que exigía la libertad del Secretario General del PCE (r) que jamás ha practicado la lucha armada aunque evidentemente, como comunista consecuente, se haya negado siempre a condenar que los oprimidos se defiendan con esta. Esta canción les molestaba tanto porque quieren ocultar la cadena perpetua encubierta que sufre Manuel Pérez Martínez y las lamentables condiciones en las que lo tienen, queriéndolo exterminar negándole la asistencia médica en numerosas ocasiones (aún espera una urgente operación que necesita para no quedarse ciego de un ojo). Pero sobre todo, tienen miedo a que se conozca al PCE (r) porque implica organización y saben que sólo con organización revolucionaria puede ser derrotado su régimen criminal.

Como decía Juan Manuel Olarieta en una charla: “La represión no viene por la lucha armada, la lucha armada es una respuesta a la represión”. Señalar lo contrario no sólo es una falsedad, sino que lava la cara a esos fascistas que no nos dejan libertad ni para denunciar torturas o para indignarnos ante la fortuna de la familia real y demás parásitos a costa de negar derechos básicos a millones de personas. Además ahora no hay ninguna organización armada activa en el Estado y nunca habían condenado tanto por delitos de opinión. ¿Cuántas veces más han de demostrar a porrazos y balazos de goma que no hay libertad ni para manifestarse de forma pacífica donde queramos? ¿Cuántas detenciones por opinar hacen falta para que se asuma que no vivimos en un Estado ni mínimamente democrático? ¿Acaso los 16 inmigrantes que fueron asesinados por la Guardia Civil mientras nadaban hacia la costa española practicaban la lucha armada? Evidentemente no y para colmo, me piden más años de prisión por denunciar esos crímenes impunes.

Para entender el presente y conquistar el futuro, hay que conocer el pasado. No podemos cansarnos de recordar que si estamos así es porque no hubo ruptura alguna con el fascismo y que seguiremos sin libertades mientras tengamos este Estado. Vayamos a la raíz del problema y no creamos que partidos como Podemos, que ni siquiera pretenden acabar con la fascista Audiencia Nacional o que silencian y apoyan su represión, van a librarnos de esta. Aún hay demasiados sectores que sobrevaloran las libertades en este Estado y que nos vienen con la monserga de que sólo hablando de lucha armada irán a por nosotros. Tenemos incontables ejemplos para tumbar esa falacia tan propia de la izquierda domesticada que quiere justificar su vergonzoso discurso apegado a la legalidad. Y puestos a condenar una lucha armada, que condenen la violencia de quienes vienen armados a detenernos hasta por opinar.




domingo, 27 de noviembre de 2016

EL PROCESO INDEPENDENTISTA EN CATALUNYA

Cuando el presidente Puigdemont dijo que en Septiembre del 2017 habrá referéndum “sí o sí”, su credibilidad dejaba demasiado que desear. Primero porque seguía hablando de referéndum pactado el Estado, cosa imposible y ellos lo saben, basta tener unas nociones básicas sobre el Estado español o escuchar las declaraciones de sus representantes. Entonces cuando hablan de un posible “referéndum pactado con diálogo” están tomando el pelo. Segundo porque Junts pel sí ha incumplido su programa electoral en el que prometían una declaración de independencia si había mayoría parlamentaria y han alargado más los plazos, ganando tiempo para seguir mareando la perdiz. Tercero porque viendo su proceder, dudo que se arriesguen el pellejo organizando un referéndum vinculante (valga la redundancia) en el que de ganar el sí a la independencia, deberían declararla. Tal vez el referéndum se organice, pero sin declaración de independencia sería otro 9N.

Con una mayoría parlamentaria independentista hay legitimidad de sobras para declarar la independencia, por eso el referéndum no es necesario y encima es un serio riesgo si sale mal y se pierde. El ridículo sería tan grande que en los despachos del CNI y de la Moncloa estarían hasta desayunando cava catalán. Por eso no es comprensible el papel de la CUP tragando con el referéndum de Septiembre (al principio la ANC lo planteaba para Primavera) sin recordar que ya hay legitimidad para declarar la independencia, otra cosa es que no se atrevan. Cuando muchos votamos a la CUP lo hicimos para que acelerara las cosas, para que fuera presión y denuncia ante la burguesía “independentista” vacilante. No para que hiciera seguidismo ante la estafa de Junts pel sí con los plazos de la hoja de ruta. Cómo no recordar ante estos despropósitos las declaraciones de un destacado miembro de la CUP que aseguraba que “el proceso es el mayor fraude de la política catalana”.

¿Cómo puede ser que Santiago Espot, militante independentista de la burguesía catalana (Catalunya Acció), hable más claro que la inmensa mayoría de la CUP que se pretende revolucionaria? Escucho y leo entrevistas o artículos de Santiago y menciona cosas básicas para conquistar la independencia como el control de las fronteras, el enfrentamiento con el Estado español, avisar al pueblo de que serán necesarios más que paseos festivos como el de la Diada, etc. Además, dice lo que calla la CUP: que ya hay legitimidad para declarar la independencia. Marx explicaba que cuando la burguesía es revolucionaria hay que reconocérselo y aunque sólo sea en la cuestión independentista, Santiago lo es. Los comunistas chinos se unieron a la burguesía china nacionalista frente al invasor japonés, por ejemplo. Tenemos el ejemplo más cercano de alguna burguesía progresista que apoyó el Frente Popular que conquistó la Amnistía total e importantes derechos y libertades para la clase obrera. No me cabe duda que si toda la burguesía “independentista” fuera como Santiago Espot, la declaración de independencia ya se habría hecho y se le habría montado un problema muy gordo al Estado español. En ese sentido, cuando la CUP habla de desobediencia lo hace en términos demasiado abstractos sin concretar y sin preparar al pueblo para la que se puede venir encima en caso de declarar la independencia, que tal como están las cosas, dudo que se llegue a ese ansiado momento.

Como dice Santiago: están tratando a los votantes independentistas como si fueran niños vendiéndoles caminos fáciles mientras incumplen promesas. Hacer creer al pueblo que la independencia será una suma de paseos lúdico-festivos, es tomar el pelo y así debe denunciarse. Siguen haciendo el ridículo cuando hablan de diálogo con un Estado que sólo ofrece represión y que si ha perseguido el 9N, es evidente que no tolerará un referéndum más serio, la duda ofende. Pues a estas alturas siguen con el cuento del diálogo y del referéndum pactado, normal que pese a la manipulación cada vez más independentistas estén hartos de esos políticos cobardes. Ojalá inhabiliten a Forcadell y se aceleren las cosas, viéndose obligados a desobedecer un paso más, porque esto es insoportable. Pero el Estado español, pese a la bestia que es, está siendo inteligente cuando mide con suma cautela los pasos represivos. Sabe que de momento no ha sido necesaria la suspensión de la autonomía o la inhabilitación de la presidenta del Parlament porque lo están atrasando todo y no caminan firmes. De haber habido una declaración de independencia, otro gallo cantaría.

Olvidan que las masas aprenden por experiencia y que si quedan como farsantes sin acabar declarando la independencia, incluso aquellos que creen o creían que bastaba con salir el 11 S de paseo, los van a señalar como traidores. Cosa que la CUP debería estar haciendo ya en mayor medida. Está bien desobedecer negándose a descolgar una estelada, pero declarar la independencia es una desobediencia mucho más seria sobre la que apenas se habla. Los meses vuelan y no queda tanto para Septiembre, eso en caso de que no vuelvan a aplazar el referéndum innecesario o ni se haga, veremos si al menos se vuelcan de verdad para ganarlo. Por razones obvias a más de un político “independentista” le interesa perderlo para no verse en la obligación de declarar la independencia y entonces sí, enfrentarse al Estado español sin caer en el maldito “processisme”.




miércoles, 21 de septiembre de 2016

LOS FANTASMAS NO DAN MIEDO

Cada vez está más de moda repetir la falacia autocomplaciente de que “el miedo está cambiando de bando” o vender la moto sin ruedas de decir “no tengo miedo” porque queda muy guay. Ni el miedo está cambiando de bando, pues los capitalistas se acuestan tranquilos sin temer por sus lujos a corto plazo, ni sobran militantes que venzan al miedo. Para colmo, muchos de los que se masturban creyendo que el miedo está cambiando de bando, votan a Podemos. ¿Es que acaso Podemos va a expropiar a la burguesía como para que esta tenga verdadero terror? Esté quien esté en el gobierno bajo este Estado, van a seguir explotando con total tranquilidad y si pierden un poco no será precisamente por lo que impulsa Podemos, sino por las luchas obreras que les arranquen mejoras o que les apliquen algún castigo.

También quienes suelen repetir que no tienen miedo, suelen ser los que no se juegan nada. Qué fácil es decir que no tienen miedo cuando saben que la policía no va a registrarles el piso o sin riesgo alguno de salir de casa y ser detenidos. Qué fácil es militando en organizaciones totalmente insertadas en la legalidad y cuyo mensaje no supone peligro alguno para el Estado, así cualquiera se acuesta tranquilo. Qué fácil es cuando saben que no pisarán la cárcel por luchar. Resulta que hasta las mejores guerrilleras han tenido miedo, como lo tienen los animales más fieros, pero ellos no lo tienen. Que nos iluminen a quienes no somos fantasmas ni locos y sí tenemos miedo a la cárcel o a cosas peores, pero lo vencemos con la conciencia. Quienes más repiten esa milonga, suelen ser los más cobardes y quienes  menos suelen dar a la causa revolucionaria y quienes más dan, suelen ser los que menos se las dan de “no tengo miedo”, precisamente porque se han jugado y juegan la vida.


Pues para haber tantos que repiten a todas horas que no tienen miedo, están las calles muy apagadas y los opresores muy impunes. Pero sí, igual es que soy un izquierdista dogmático y tengo miedo por hacer mucho más que votar a Podemos. ¡Que los “sin miedo” en vez de apoyar a quienes sí han dado miedo a los capitalistas como los presos revolucionarios, sigan librándonos del miedo con memes, ocurrencias guays, votos y manis dirigidas por la policía! 


martes, 30 de agosto de 2016

Ante mi declaración el Jueves 1 en la Audiencia Nazi-onal

El Jueves 1 de Septiembre declaro en la Audiencia Nacional, ese tribunal fascista herencia del Tribunal del Orden Público franquista, que se cambió el nombre pero que sigue cumpliendo la misma función: reprimir a los revolucionarios. Se me ha citado por unos comentarios en twitter denunciando los negocios criminales de la monarquía/Estado español con Arabia Saudí (quienes ayudan tanto al yihadismo), por denunciar asesinatos y torturas a manos de la policía y por decir que exterminaron en prisión a la presa política del PCE (r) Isabel Aparicio por desatención médica, negándose a cumplir sus propias leyes sin liberarla pese a estar gravemente enferma, teniéndola en pésimas condiciones. 
Es decir, se me quiere condenar a prisión por contar la realidad, por relatar cosas que, independientemente de las ideas que uno tenga, han sucedido. Hay vídeos y fotos que prueban asesinatos y torturas policiales y hasta la prensa burguesa se ha hecho eco de la venta de armas del Estado español a Arabia Saudí o incluso de las juergas que el Borbón ha tenido con sus jeques.

Pero sucede que precisamente no quieren que se conozca la realidad y si la cuenta un comunista, no sólo jode más, sino que les supone más peligro. Ellos mismos lo reconocen cuando dicen que mis mensajes son dañinos (para sus intereses) porque llegan a muchas personas, eso es lo que temen, que el mensaje revolucionario se expanda y no quede sólo en un reducido círculo. Para variar, la prensa vuelve a repetir mentiras como que apoyo a Al Qaeda o cogen frases de canciones por las que ya fui condenado y las añaden a los twits como si también entraran en la nueva causa. También mienten descaradamente cuando dicen que Isabel Aparicio era presa de los GRAPO, todo para no mencionar al PCE (r). Jamás he ocultado mi simpatía por esta guerrilla y me he solidarizado con sus presas y presos, pero Isabel estaba cumpliendo condena por militancia en el partido comunista.

Según cuentan algunos medios, fiscalía pide mi ingreso inmediato en prisión. Sea o no inmediato, es evidente que con esta nueva causa quieren asegurarse que pase una temporada entre rejas. He demostrado y seguiré demostrando que no cedo a sus chantajes, pero quieren que esta represión sirva para que otros se lo piensen dos veces antes de ser solidarios con los presos políticos, denunciar torturas y asesinatos a manos de los cuerpos represivos o denunciar a la monarquía mafiosa. Es un régimen decadente que sólo se sostiene por el terror de la represión y por la manipulación constante.

Ya declaré ante los Mossos d’Esquadra cuando fui detenido en mi ciudad por otra causa y por esta. Declararé lo mismo en la Audiencia Nazi-onal: que lo que he dicho está de sobras probado. Aunque en este Estado contar la verdad es delito y los jueces no atienden a argumentos, cumplen su función represiva y punto. De nada sirve que ya haya declarado ante los Mossos, me hacen desplazarme a Madrid para decir lo mismo frente al juez, aunque es evidente que no me abonarán los billetes del viaje. Algunos no explotamos ni saqueamos dinero público y no estamos para estos gastos.


Allá ellos si quieren apagar un fuego echando más leña, yo lo pasaré mal si me encierran en prisión, pero el mensaje revolucionario que tanto quieren silenciar, llegará a más personas. No me arrepiento de nada de lo dicho y seguiré pensando lo mismo dentro o fuera. La conciencia vence al miedo y ni sus centros de exterminio llamados cárceles me dan más miedo que la sumisión o la complicidad del silencio ante su barbarie. Su tribunal fascista no puede controlar nuestra memoria, nuestro odio a las injusticias, nuestro amor a las oprimidas y nuestras ansias de libertad.